He podido comprobar que he perdido todo el miedo

Pero en vez de alzar la vista camino mirando al suelo, mirando mis pasos

Te daré una explicación, que quitándome esta acera

Es el mundo lo que está a mis pies, a mis pies la tierra entera y el sol por montera

 

Al fin vi lo bueno y malo que hay en mí

Y empecé a saber cuál es en verdad mi nombre y a andar como un hombre

 

Tú dirás que un hombre de verdad nunca va mirando al suelo

Pero yo sé que sobre mí caerá igual el regalo desde el cielo

Del reflejo en la acera de un alba nueva que me da una nueva vida

Y me deja que la viva sin ponerme a prueba

Que me coge de la mano, que me cubre y no me esconde

Y me llama por mi nombre y me ve andar como un hombre

 

Al fin vi lo bueno y malo que hay en mí

Y empecé a saber cuál es en verdad mi nombre y a andar como un hombre