En la calle en que vivo hoy me he sentado a recordar y me he encontrado a un viejo amigo al que no había vuelto a hablar

Casi no le reconocía, de su cara la alegría se ha borrado con el viento, le ha tratado mal tanto tiempo

 

Me ha dicho "es extraño, yo solía hablar en broma del futuro pero ahí tienes, donde las dan tarde o temprano las toman

Y no es justo, el futuro te devuelve el susto y ríe muchísimo más porque ríe el último

 

Las vueltas las das aunque no las veas, si te despistas verás, no habrá más lunas llenas entre el vino y la filosofía

En una buena compañía y el mundo real se te aparece material"

 

Cada día me levanto y pienso "no he cambiado tanto, aún no tengo por qué temer, aún sigo siendo el que era ayer"

Y siempre olvido compararme con el que fui más atrás, es tanta esa inocencia y es tal la dosis de violencia

Que respiras cada día que al mirar atrás piensas si da igual ser bueno o malo, nadie te echa en falta si te vas

 

Tanta gente se retrasa o corre mucho más, parece que el tiempo tirara de ellos al pasar

Al fin y al cabo en el camino solo te acompaña tu destino

Amiga mía, extraño mucho aquellos días

 

En la calle en que vivo la cara que enseño es de cartón, la que hay detrás sueña con ser la bala de un cañón

Con la fuerza suficiente, que llegue hasta el cielo y nunca más tener que mantener mis pies en el suelo

 Y no, no quisiera este lugar cuando me toque cambiar, hay tanta gente alrededor que si el cambio es para peor

Todo te lo echan en la cara y sin embargo, a quien se ha ido nadie le reprocha si le toca ser ángel caído

 

Me cansé de la injusticia y de la vida ficticia, sé que tú lo llamas cobardía, así es la vida amiga mía

Encajar despedidas no es mi vocación, en realidad te fuiste mucho antes de decir adiós

Y hoy nada me sucede dentro cuando pienso en ti pero te echo tanto de menos, eso es cuanto te quería decir