Está frío y oscuro, solo hay cuatro muros sin ventanas, nada parece estar vivo desde donde te escribo esta carta

Pero aún es más oscuro el exterior y aunque hoy me maten sin razón, no van a ejecutar mi corazón

 

No tengo miedo por mí sino de pensar que al fin por nada también se puede morir

Si un hombre por ideas también mata no lloréis por mí, llorad por él, que nunca aprenda por su bien

La duda puede hacerle enloquecer

 

He visto niños llorar, los que van a heredar esta tierra. ¿Cómo vais a perdonar? No comprenderéis jamás la guerra

Pájaros en la alambrada, en algo me recuerda a casa

Las cuerdas de ropa mojada

 

Existe una salida, aún no está perdida toda suerte, por salir de este lugar aún se nos puede llevar la muerte

Entre el fuego he visto ya correr a tantos hombres tras su fe que estaban muertos antes de caer

 

Nada siento en especial, lo que hay dentro es parecido al miedo y es tan grande, te diré

Que a decir verdad no sé si aún te quiero

Te dejo, ya me llaman, cuídate, voy a morir como soñé, entre aves perder la mirada: pájaros en la alambrada